SILVIA FEDERICI. El calibán y la bruja.

Silvia Federici es una escritora, profesora y activista feminista italiana estadounidense. Desde su #perspectiva feminista propone que el trabajo reproductivo y de cuidado que hacen gratis las mujeres es la base del sistema capitalista.

La caza de brujas.

Fue una guerra contra las mujeres, para degradarlas, demonizarlas y destruir su poder social. En las cámaras de tortura y en la hoguera donde murieron las brujas se forjaron los ideales burgueses de feminidad y domesticación.

La caza de brujas y las acusaciones de adoración al demonio fueron trasladadas a América para quebrar la resistencia de las poblaciones locales, justificando así la colonización y la trata de esclavos.

La definición de negritud y feminidad como marca de la irracionalidad y la bestialidad se correspondía con la exclusión de las mujeres de Europa, así como de las mujeres y hombres de las colonias, del contrato social implícito en el salario, y la consecuente naturalización de la esclavitud.

La caza de brujas no aparece en la historia del proletariado y ha sido poco estudiada. El hecho de que la mayoría de las víctimas de este genocidio fueron mujeres campesinas, da cuenta de la complicidad de los historiadores y su misoginia, reduciendo este momento a una cuestión folklórica o una creencia de la época.

Los estudios feministas lograron que la caza brujas salga de la clandestinidad, identificándose con las brujas, y tomándolas como símbolo de las revueltas. Solo las feministas pudieron ver que cientos de mujeres (100 mil mujeres asesinadas, 200 mil acusadas), no podrían haber sido perseguidas, torturadas y matadas sino implicaban un problema para las estructuras de poder. La guerra contra las mujeres que se sostuvo durante al menos dos siglos, constituyó un punto decisivo en la historia de las mujeres, fue el principio de la degradación social de las mujeres en el capitalismo, y donde hay que volver para entender la misoginia de las prácticas institucionales y las relaciones entre hombres y mujeres.

Violaciones.

Las clases dominantes a fines del siglo XV pusieron en marcha una contrarrevolución, realizando esfuerzos por captar a los trabajadores más jóvenes por medio de una maliciosa política sexual, que transformó el antagonismo de clase en hostilidad contra las mujeres proletarias. Dejaron de considerar la violación un delito, se institucionalizó la prostitución, insensibilizando a la población frente a la violencia frente a las mujeres y preparando el terreno para la gran caza de brujas. El burdel administrado por el estado era un antídoto ante las prácticas orgiásticas, la homosexualidad, y un medio para proteger a la familia. Pero cuando la prostitución pasó a ser una forma de subsistencia de muchas mujeres volvió a ser penalizada.

En el siglo XVI se construyeron muchos cánones culturales que maximizaban las diferencias entre las mujeres y los hombres, creando prototipos más femeninos y más masculinos. Se estableció que las mujeres eran inherentemente inferiores a los hombres -excesivamente emocionales y lujuriosas- incapaces de manejarse por sí mismas. Eran acusadas de ser poco razonables, vanidosas, salvajes, despilfarradoras. La lengua femenina, era especialmente culpable, considerada como un instrumento de insubordinación.

Ya que se espera que proporcionemos descanso, inevitablemente nos convertimos en el objeto sobre el cual los hombres descargan su violencia reprimida. Somos violadas tanto en nuestros lechos como en las calles, precisamente porque hemos sido situadas para proveer satisfacción sexual, para actuar como válvulas de escape para todo lo que va mal en la vida de un hombre, y a los hombres siempre se les ha permitido volcar su rabia contra nosotras si no nos adaptamos al rol asignado, especialmente cuando nos negamos a actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s