DARK ESCORPIO. Hijas de Plutón.

Bienvenidas a la energía más polémica y rechazada del zodíaco. No voy a ocultar mi gran devoción por Escorpio, para mí es sin dudas la llave de la sanación y el verdadero autoconocimiento. Decir dark y nombrar a Escorpio es como citar un sinónimo. Si bien los lados oscuros de este arquetipo de energía los nombraré más adelante, revindicar la oscuridad y el trabajo de las sombras es de vital urgencia.

No es novedad que los procesos tengan mala reputación. Es claramente más complejo entrar en el submundo de todo el excremento que ocultamos como mecanismo de defensa y supervivencia en el inconsciente que seguir tapando con curitas heridas que solo el tiempo encapsuló, pero que probablemente repitamos una y otra vez con distintos disfraces, vínculos, edades y experiencias.

Escorpio representa todo lo negado y rechazado por la sociedad y por nosotrxs mismxs. Por supuesto que enfrentarse a todo este temible monstruo que es conveniente tener en el inframundo es un proceso incómodo y difícil. Los procesos jamás han tenido aceptación, simplemente porque vivimos en un mundo en donde no debemos detenernos y todxs “estamos bien”. Para entrar en un proceso de reconocimiento de sombras es necesario entregarse y rendirse a él. Esto implica que el tiempo jamás está determinado y que probablemente comiencen a caer capas y capas de piel, como una serpiente en mutación, sin control. Esto es lo que yo llamo la amorosa muerte. Rendirme a mi muerte psicológica allá por mayo del 2018 fue el acto de amor más grande que he tenido por mí misma. En ese entonces ni siquiera sabía que era lo que me estaba ocurriendo, pero muy en el fondo sabía que estaba comenzando a cambiar mi piel y que para ello necesitaba entregarme al proceso.

Suena muy dark y lo es. Lo que deseo con estos párrafos es reivindicar lo oscuro, la sombra, la caca, la piel muerta, porque solo pudiendo ver todo esto de frente con aceptación, rendición, compasión y mucho autoamor comienza el renacimiento. Y juro que no hay nada que me haya hecho sentir más viva que atravesar la muerte. No hay muerte sin vida ni hay luz sin oscuridad. Hablar de la muerte siempre ha sido tabú pero para el bien de este post todos los temas tabúes son materia prima de Escorpio.

Con esta introducción quería hacer hincapié en el regalo de esta energía, la alquimia de los procesos siempre serán un lugar de trascendencia, la ruta del ave fénix. Renacer tantas veces sean necesarias es parte del movimiento de este arquetipo, y en mi criterio un camino de evolución personal, un despertar de consciencia y presencia que no cambio por nada.

Escorpio es el octavo signo del mandala zodiacal y el segundo del elemento agua. Cáncer, el primero, es el signo de lo familiar y del lugar de pertenencia. El movimiento de este arquetipo es hacia adentro por lo que el círculo se cierra y se crea una tribu. Queda excluido, queda afuera del círculo, todo lo que no es conveniente para la misma. Esto es lo que da seguridad y estabilidad. Escorpio es todo lo que queda excluido. Por supuesto que incorporar la energía de Escorpio es una amenaza a la seguridad y estabilidad, a sentirnos en un ambiente familiar y conocido protegidxs y cuidadxs y además, a nuestro lugar de pertenencia en la tribu. Escorpio incorpora todo lo que quedó por fuera. El quid de la cuestión está en tomar realmente el riesgo para integrar la totalidad y salir de esa zona de seguridad. No es casual que los temas escorpianos y los que rigen la casa 8 (casa de Escorpio) sean la muerte, el sexo, la sangre, el poder, entre otras que iremos desarrollando.

Creo que son temas tabú que se los relaciona con el “mal” porque socialmente se ha establecido que todos estos temas corrompen al ser. Sin embargo, podemos tener muertes psicológicas incontables veces y sentirnos cada vez más vivas. El sexo es la energía más poderosa de todas, la única capaz de generar vida. Sangramos todos los meses, muriendo y renaciendo en nuestro ciclo y proceso interno. Y conectar con nuestro poder personal es lo que nos hará soberanas de nosotras mismas. Entonces por qué seguir intentado esconder toda la energía Escorpio tan mal recibida en una sociedad que ya construyó su seguridad y estabilidad rechazando todo un universo de vitalidad que nos guiará a la transformación.

Es coherente reivindicar la sombra si hablamos de Escorpio en el sentido de abrazarla, hacerla parte, hacerla tuya, dejar de excluirla, dejar de pelear con el dragón para simplemente serlo. Siendo el dragón, viendo a los ojos ese lado monstruoso que también nos pertenece es un despertar místico que sin dudas es un viaje de ida. Nada mejor que asumirse sombra para trascenderla o tan solo ser conscientes de que está ahí.

Dicho todo esto pasaré por algunos lugares incómodos en los que si tenes potencial de energía Escorpio en tu carta natal, puede que resuenes con la propuesta. Si tenes Sol en Escorpio, planetas en Escorpio, planetas en casa 8, Plutón en casa 8, Plutón como planeta dominante (si sos de la generación del ’84 al ’95 somos hijas de Plutón, bebas de la transformación), Plutón en aspectos tensos a otros planetas, en conjunción ATR, o ascendente Escorpio no dejes de leer que al inframundo descendemos juntas.

INTENSIDAD

La intensidad, oh si. Primero hay que quitarle un poco de peso a la palabra. Que ser intens@ deje de ser una cualidad negativa. Por un lado puede estar intrínsecamente relacionado a ser muy pasional. Amo a las personas que hablan, viven y hacen con pasión e intensidad, me declaro una de ellas. Lo que ocurre con Escorpio es que todo se siente intensamente. Podría describirlo como un tsunami emocional. Emociones en subida y en picada que se sienten con un nivel de profundidad que a veces asusta. Entonces en vez de darle rienda suelta a este sentirlo todo con todo, es más cómodo, seguro y estable reprimirnos emocionalmente. Estar disponibles todo el tiempo para sentir todo con gran intensidad, puede ser super desgastante si no hay un uso consciente de la energía. Sin embargo, la represión jamás será el camino de la evolución.

RELACIONES TÓXICAS

Libra es el signo anterior a Escorpio y el signo de las relaciones propiamente dicho. Cuando se pasa a Escorpio estas relaciones entran en mayor profundidad y se comparten bienes materiales. En el Dark de Libra exponía que había una tendencia a relaciones dependientes y complacientes que al haber cedido el deseo se perdía el sentido del yo en favor del nosotros. Obviamente perdernos en el otrx jamás será una relación sana pero en Escorpio todo se intensifica. La vibra en relaciones más baja de Escorpio es fundirse en el otrx. Acá es donde se despiertan juegos de manipulación, celos y posesión. En la mitología griega el equivalente a Plutón es Hades, dios del inframundo y señor de los muertos. Cuenta la historia que este señor patriarcal quería una esposa, pero claramente nadie quería pasar el resto de su vida en el Tártaro. Sin darse por vencido rapta a Perséfone y la hace su mujer (hay una entrada disponible para que leas sobre una visión moderna de Perséfone y completes esta lectura) Esta historia es la de un abuso y un secuestro. La ambición, el poder y el deseo sexual de Hades son la demostración de la apropiación del otrx. Hades la posee y mediante la manipulación (Perséfone había comida semillas de Granada y nadie que lo haya hecho podía salir del inframundo) consigue que ella se quede con él. Mi experiencia en relaciones es bastante poca, sin embargo, la única relación de noviazgo que tuve fue tóxica de principio a fin y la historia de Hades y Perséfone me resuena en las vísceras. No vamos a negar que estar disponible y con conciencia para vibrar relaciones sanas implica un trabajo personal, en mi criterio de amorosa muerte, que lleva su tiempo. Aún así, vincularnos llenando nuestros vacíos inconscientes jamás nos hará florecer. Por eso para atraer a alguien que acompañe nuestro inframundo con amor implica primero saber cuál es nuestro inframundo para no ser víctimas de él. Más bien para compartirlo con la apertura necesaria para sanar y construir un vínculo real con toda la integridad.

Uniendo la intensidad y las relaciones tóxicas, puede ocurrir que en caso de ruptura invada una sensación de obsesión nivel “si te vas me muero”, donde también está implícita la manipulación. Sentir es humano, sin ánimos de juzgar, las temáticas son fuertes y obviamente tabú. Siempre la solución está en hacerte dueña de tu mundo interior, pero desde lo más profundo, incómodo, doloroso y aterrador. Por qué seguramente esa sombra que vemos tan monstruosa sea la llave de la reconciliación con nosotras mismas. El otrx siempre es otrx. Nadie se muere por una ruptura amorosa y nadie va a pegar nuestras partes rotas. Ese siempre es nuestro trabajo y camino a la libertad.

REPRESIÓN

La personalidad escorpiana vive su potente naturaleza intentando desarrollar “el arte del control”, tanto interno como externo, para no sentirse desbordada por su propia intensidad. Vive su vida con la tensión de una permanente batalla por el poder entre polos en conflicto, la persistente lucha entre el bien y el mal. Hay una posibilidad muy latente que funciona como as bajo la manga para no pasar por todo lo que implica el arquetipo de la energía Escorpio y es justamente excluirla, negarla y rechazarla. Estos verbos hacen carne de alguna manera lo que Escorpio tiene para mostrarnos. Sentir con intensidad, jugársela a todo o nada, las batallas de poder, las relaciones tóxicas, los celos, la envidia, el apego, la desconfianza, la compulsión y la manipulación, pueden ser sombras demasiado ocultas y difíciles de enfrentar. Ojo, no se necesita ser escorpiana para pasar por situaciones interiores o exteriores que nos enseñen parte de toda la mierda que ha sido negada durante tanto tiempo por la sociedad. De por sí estar inmersas en un sistema patriarcal nos invita a vivirlas con naturalidad. A veces todo esto es demasiado y es preferible antes que enfrentar al monstruo, reprimirnos.

LA SEXUALIDAD

Aquí fue donde empezó todo. En el sexo fue donde empecé a morir. Leí un poema hermoso de Alejandra Pizarnik (que de paso es super dark y recomiendo absolutamente la lectura de esta poeta Argentina) que decía “Que nuestro cuerpx sea siempre un espacio de revelaciones”. El opuesto complementario de Escorpio es Tauro, el signo de la materia, la cuerpa y el placer. El sexo en un estadio más taurino es hedonista, en códigos escorpianos es entrega, pasión y transformación. Yo no estaba en ninguno. Solo pude reconocer que estaba muriendo en el sexo. El Tantra es un camino bellísimo que acabo de comenzar que manifiesta la totalidad y la muerte como parte de la sexualidad. En aquel entonces esa muerte estaba muy lejos de ser encuentro sagrado. Solo podía notar que no encontraba absolutamente nada de mi esencia en una relación que terminó de consumirme. Fue gracias al sexo que pude notar que ya no estaba en ningún lado. Fue gracias al sexo que pude ver mi sombra y lo lejos que estaba de mí. Fue mediante el sexo que pude notar el juego de víctima victimario que nos quita la libertad de crear nuestro destino. Fue mediante el sexo que abrí los ojos. Tras un par de años de terror, comencé a florecer. Esta tremenda oscuridad me enseñó el camino de mi renacimiento. La relación fue la gota que colmó el vaso, era hora de que viera a todos mis monstruos de frente y los hiciera parte de mí. Por eso, cuando estés inmersa en los juegos de poder, de control, de abuso o en una vibra tan tóxica que sientas que no hay escapatoria, tocate tu cuerpa. Allí están todas tus verdades. Tocate y traete al presente. Es desde ahí, desde Tauro que traemos el auto valor y el auto amor que no se negocia por nadie ni con nadie. Es tan tuyo que solo sabiendo cuánto vales las personas que no estén en la misma sintonía se irán apartando y así se irá despejando el camino de tu verdad.

Las experiencias sexuales pueden ser transformadoras, espirituales y trascendentales con un nivel alto de consciencia. Desde un plano más bajo pueden ser reprimidas o represoras. No olvidemos que todo lo que atraemos como destino siempre es aprendizaje y un chequeo de cómo está nuestra energía. Las experiencias que pueden generar dolor y trauma hay que abrazarlas y darles el tiempo que necesitan para ser alquimia sagrada. No hay nada más bello que el arte japonés que une los pedazos de porcelana fría con oro. Lejos de ocultar las cicatrices, ellas aprendieron a brillar.

Lodi expresa: ” Aprender a integrar lo oscuro y comprenderse en sus aspectos más sombríos es el desafío mayor para Escorpio. Como fruto de él, comienza a emerger un profundo talento de penetración y captación de los sentimientos más profundos, de las emociones más negadas, propias o de sus semejantes. Se revela, así, su maravillosa capacidad para acompañar el poder transformador del dolor, sabiendo sostener situaciones intensas hasta facilitar que surjan sus condiciones curativas.”

Ésta es sin dudas una de mis energías preferidas, hay que entregarse a una misma y rendirse a todo lo que somos. Quitarle el peso y la carga a las palabras -tan rechazadas socialmente- muerte, sombra y sanación es un abrazo latente a este camino. Todxs tenemos un lugar oculto que espera ser integrado. Nadie dice que los procesos sean fáciles, y detrás de tanta oscuridad siempre está el placer de renacer. Hoy puedo compartir que parte de mi sombra siempre fue ser amorosa y tierna. No todo tiene forma de Godzilla. Y allí en la oscuridad las estrellas comenzaron a brillar.

No es casualidad que mientras más luz hay más sombra se proyecta.


He aquí varios trabajos artísticos entre poesía, textos, fotografía y audiovisuales que han ido acompañando mi proceso de alquimia y renacimiento. Gracias por acompañar y te abrazo desde la oscuridad.

2 comentarios en “DARK ESCORPIO. Hijas de Plutón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s