¿Sexualidad compartida?

La sexualidad femenina, aún al día de hoy, arrastra paradigmas que limitan nuestro placer y ponen nuestra cuerpa al servicio de la penetración y eyaculación masculina. La sociedad decidió convertir en tabú una de las acciones más placenteras de este mundo terrenal y la falta de información, la porno educación, la negación, el deber ser, la violencia y el pseudo consentimiento nos llevaron a un estado de anestecia y aceptación de que nuestro placer es totalmente secundario, esporádico, y que no siempre conseguiremos el clímax de un orgasmo de descarga o un estado orgásmico de valle. Y lo peor aún es que esto es solo nuestro problema. Por supuesto que hacernos responsables de nuestro placer es el camino de la evolución, pero también hacer visible toda esta información que empuja desde el insconsciente colectivo es urgente. Este compilado de escenas que ilustran creencias y acciones que hemos sostenido, sostenemos o que alguien del linaje sostuvo, es una cruda realidad de una sexualidad femenina histórica. Seleccioné escenas de series y películas que están disponibles en Netflix, relatos de distintas épocas y una notable convergencia de una sexualidad ajena a las mujeres, donde sostienen el deseo, el ritmo, las ganas y el semen de sus parejas masculinas.

1- Coisa mais linda: Thereza propone que la virginidad se sufre y el placer tarda en llegar. ¿Por qué? ¿Basta solo con quitarnos la castración y las creencias de que se pierde y no se goza, de que tener sexo está mal y es impuro, de que hay que llegar virgen al matrimonio como nuestras ancestras? Es decir, ¿Es solo un trabajo femenino el poder disfrutar de nuestras primeras relaciones sexuales? ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

2- Gambito de dama: Beth tiene relaciones sexuales por primera vez. Esto es algo que me pregunto a menudo, si no estamos sintiendo placer, que es la única razón para tener relaciones sexuales si no se desea concebir, ¿Por qué ponernos en el lugar de ser depositarias de esperma? Ella le pregunta si le falta mucho, ese encuentro sexual terminó para Beth ¿Es responsable con nosotras mismas bancar siempre los orgasmos masculinos aunque implique el sacrificio de nuestro placer? ¿No seguimos de está manera perpetuando “por hacer el aguante” una sexualidad que nos mantiene en el imaginario de objeto y no de sujeta presente? Digo ¿cuál es la diferencia de que haga lo mismo con una muñeca inflable? Si lo que vale es la eyaculación de él, sobre su experiencia, darle lugar a la exploración de su primera vez y al conocimiento de su placer. ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

3- Outlander: En este caso es Jamie quien tiene relaciones sexuales por primera vez, pero también Claire se coloca en el rol de recibir su eyaculación, de esperar a que tenga un orgasmo, lejos de su placer, comodidad, experiencia y deseo. Nadie nace sabiendo, pero el camino siempre es el mismo… Mujeres que están disponibles para la descarga de sus parejas. Luego Jamie le pregunta si le gustó y ante la negativa de ella le cuenta que sus consejeros masculinos sexuales le dijeron que “a las mujeres suele no gustarle” ¿A las mujeres suele no gustarle? ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

4- Alguien tiene que morir: La personificación del abuso en tu propia cama. A Gregorio simplemente se le cantó el escroto tener sexo en ese momento y su mujer tiene que estar disponible, porque es el hombre de la relación. Explicación gráfica de porque NO ES NO. Trascender el límite y estar allí presente no implica que no sea abuso. A esto es lo que yo le llamo “abuso consentido”. Digo, ella se queda en una postura de “Te dejo que te re cagues en mis límites” y no por eso deja de ser un abuso. Así es como se ve un encuentro sexual cuando de ante mano una mujer dijo que no y de igual manera se accedió sobre su verdadera voluntad. Hay que dejar de romantizar las relaciones y cuando se dice NO ES NO. Porque aunque estés allí si no lo deseas, es abuso, sea tu pareja o Pepe honguito. Y por supuesto, el resultado es el mismo, una eyaculación. ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

5- Poco ortodoxa: Esty es presionada para tener relaciones sexuales por primera vez durante mucho tiempo. Finalmente, decide a como dé lugar terminar con esto. Lo que nunca va a dejar de sorprenderme es cómo a pesar de estar mirando y presenciando la violencia, el dolor y las ganas de que termine rápido que está sufriendo una mujer, más en relación, el hombre siempre consigue un orgasmo. Me shockea. Porque para él se sintió maravilloso a pesar del martirio de ella. Y entonces me preguntó ¿Vale lo que sentimos? ¿Vale nuestro placer? ¿Vale construir una sexualidad compartida? Lo que sigue mostrando es que lo que vale es la eyaculación asegurada. ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

6- Las chicas del cable: Luego de tener sexo con Pablo, Marga desea expresarle que no disfruta tanto como él. Pablo ya está dormido. No olvidemos que la eyaculación para el hombre es la pérdida de energía más grande. Eso justifica, ponele, que se haya dormido. Pero con lo difícil que es construir una sexualidad acorde a nuestra esencia, que está en evidencia el nivel de complacencia con el que hemos sido educadas, expresarle esto y que encima esté disponible para querer construir algo en común es más complejo que el mismísimo COVID. Porque lo que siempre vale es la eyaculacion masculina. Y renunciar a los privilegios que los hombres han logrado en lo que respecta a la sexualidad es renunciar al patriarcado. A nosotras… ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

7- Coisa mais linda: Lígia es sorprendida por su marido ebrio y la viola. Está clarísimo que ella no está disponible. Sin embargo, ella asume que es el rol que le toca. Porque nuevamente nuestro NO no tiene valor ni trascendencia. Porque ella no le dijo no tan explícito e igualmente se quedó… Entonces… ¿No es abuso? Nuevamente lo que vale es la eyaculación masculina. Romantizamos situaciones similares con nuestras parejas y así es como se ve. Esto es romantizar el abuso. Lígia dijo anda a bañarte, él dijo date vuelta. Y se consumó nuevamente una sexualidad unilateral. ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

8- Lady bird: Adolescentes que ya aprenden a ser cuerpas disponibles para la eyaculación. Basta. ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

9- Valeria: El deseo… ¿Salta las preliminares? ¿El deseo de quién? No hay ningún enrosque con la eyaculación precoz en sí, pero si lo hay con este camino unilateral de la búsqueda de, justamente, un placer unilateral. Fingir no es una opción, que muera. Siempre termina en lo mismo, eyaculación y cara de póker. Con Víctor, con Adri… ¿Nos funciona la sexualidad impuesta por el sistema patriarcal?

Dá la casualidad que todas las series citadas, con alguna excepción, tienen un enfoque feminista y sus protagonistas son mujeres. ¿Cómo es la sexualidad de las mujeres? ¿O cómo lo sería de no ser complacientes? Indiferente sea el caso puntual la carrera a la eyaculación masculina nos sigue colocando en el lugar de objetos y no de sujetas. En algún momento de la vida pasamos por alguno de estos casos y es parte del legado del patriarcado. Lo cierto es que los varones no se cuestionan su sexualidad. Por supuesto que no es conveniente si el resultado es siempre el mismo, la descarga asegurada. Y nosotras cedemos nuestro poder personal, nuestra vitalidad, la responsabilidad de nuestro placer, el compromiso ante todo con nosotras mismas con tal de no estar solteras o castas sin sexo. Y esto es funcional al sistema patriarcal, al amor romántico, a sostener los privilegios que nos reducen a muñecas inflables, a negociar nuestra vitalidad.

Antes que convertirte en objeto de descarga comprate un vibrador, jugá con tus manos, perrealo todo para vos misma. Mové tu energía sexual para vos claro. Ganá autonomía y la soberanía de tu placer, de tu auto amor y empoderamiento. Y verás que compartir tu sexualidad no será un acto de complacencia, más bien un desborde de presencia. Si hay momentos de dar placer y complacer que sean una elección y no una programación. La castidad ha sido clave para resetearme y sacarme del útero, de la mente, de la herencia cultural, social y familiar todas las veces que pasé por alguna situación como las compartidas en los videos. Hoy elijo compartirme de una manera consciente. Haciendo nuestro trabajo personal, el empuje al cambio es innegociable. ¿Por qué sostendríamos eyaculaciones masculinas en nuestro interior sin tenernos presentes? Primero hay que tenerse presente a una misma y en esa gran muerte empieza el camino del placer asegurado. Si la sexualidad patriarcal no es funcional para nosotras, dejemos de sostenerla. No perdamos un segundo más de todo el placer que nos habita mi ciela.

Cara de póker para el póker, NO ES NO, no somos cavidades receptoras de semen y no a la romantización de la violencia.

Vamos por ello.

#mujersehace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s