DARK CARPICORNIO. Hijas de Saturno.

Bienvenidas una vez más a la parte restringida de los signos del zodiaco. Comenzó la temporada Capricornio con grandes alineaciones cósmicas que proponen un gran cambio social y cabe mencionar que la estructura de la sociedad es energía full Capri. Este año 2020 tan peculiar al que muchxs han llamado bisagra o al que muchxs acusan de no haber existido tuvo muchísima energía Capricornio. Un año difícil donde se movieron todas nuestras estructuras personales y colectivas, un año donde la energía predominante nos invitaba a derribar viejas estructuras económicas y de poder, nos invitaba a una restricción masiva que la sociedad moderna jamás había transitado. A veces cuando las cosas no funcionan, no basta con revisarlas y asumir esa falla en el sistema, hay que reconstruir una base firme acorde a la actualización del momento. Y a veces las actualizaciones tardan en llegar o no llegan nunca. Es bastante más fácil sostener estructuras antiguas y oxidadas que darnos el espacio para evolucionar desde el presente y para el futuro. El planeta regente de Capricornio es Saturno, Cronos, el señor del tiempo en la mitología griega. El mismo día que el Sol ingresó en Capricornio, se dió la unión de Júpiter y Saturno en Acuario. Todo apunta a lo mismo, la nueva sociedad ya no puede esperar y para crear esas nuevas bases y estructuras para los próximos años venideros también hay que crearlas en nosotrxs mismxs.

La palabra estructura es la mamá de Capri. Es una palabra que de por sí tiene mala fama o la inmediata asociación a una persona estructurada, con el paso del tiempo me fui dando cuenta que la estructura es fundamental para darle forma, materia y proyección a cualquier cosa que se genere en la vida. Ser consciente de los cimientos de nuestras propias estructuras no nos ata a ellas, nos empuja a construir la vida que deseamos a largo plazo. El apego a las estructuras, la rigidez y el estancamiento de las mismas no creo que sea un camino de evolución, desde mi opinión personal el dinamismo de esas estructuras y sobre todo su consciencia y actualización es lo que hará que nuestra energía Capri por excelencia sea aliada y no sometida al sistema.

Si tenés el Sol o planetas en Capricornio, Saturno dominante, Saturno en aspectos a planetas personales o planetas en casa 10 el potencial de esta energía es grande. Ver la sombra o los lados negados de un arquetipo zodiacal nos hará más soberanas de nosotras mismas. Mirar a nuestros propios monstruos a la cara siempre será para despertar mayor consciencia y presencia en nuestras vidas. Si algo resuena de toda la información, observarla para observarnos, abrazarla para abrazarnos, aceptarla para aceptarnos nos hará estar más cerca de nosotras mismas y por ende más cerca de la vida que queremos crear.

EL DEBER SER

Existe una concepción social de como debe ser la vida desde siempre. El tiempo nos ha ayudado a ir despertando de la matrix pero aún los vestigios de las imposiciones sociales son muy determinantes. Durante mucho tiempo existió una línea del tiempo imaginaria en la que se amoldaba nuestra vida a las expectativas del sistema. Terminar el colegio, estudiar una carrera universitaria que dé el status quo que habilita a las personas como importantes en la sociedad, tener pareja en la juventud sobre todo si somos mujeres, casarnos y ser madres jóvenes -porque sino éramos tildadas de solteronas o se nos pasaba el reloj biológico- mientras nuestras parejas masculinas debían trabajar duro para sostener a la familia, trabajar incansablemente para tener una jubilación acorde al estilo de vida deseado entrados los 60 y recién ahí permitirnos disfrutar de los años y la experiencia, si es que hicimos “todo bien” en nuestros años más fértiles en todo sentido. ¿Realmente a los 60/65 comienza la vida? Estas raíces al día de hoy son muy fuertes, por ejemplo, cambiar de carrera universitaria es la misma muerte y no responder a los mandatos familiares un sacrificio que no muchxs están dispuestos a enfrentar y la realidad es que estos paradigmas sociales de como se debería vivir la vida siguen en auge. Estamos inmersxs en un sistema que nos empuja a ser funcionales a él, más allá de nuestros intereses personales, de nuestra visión genuina de la vida y de nuestro potencial para cumplir nuestros propósitos. La energía capricorniana es la de la vocación y la profesión. El deber ser empuja a sumar status quo, entonces un título de posgrado en algo que tal vez no es la carrera deseada siempre será una puerta para seguir construyendo un status que la sociedad avala como persona trascendente, es el camino asegurado. Tal vez tu verdadera vocación siempre fue pintar murales en barrios precarios pero el rédito económico siempre es lo que maneja nuestro futuro. Es más fácil el doctorado en Ciencias políticas para ser el orgullo de la familia y lo que se entiende socialmente como trascendente que dedicarle tiempo y vida a lo que en verdad nos interesa. Responder a lo que el sistema quiere de nosotrxs siempre sostendrá bases oxidadas.

A nivel personal podemos actuar cumpliendo deberes, responsabilidades, compromisos que no nos interesan, solo por eso mismo, por cumplir. Actuar por deber ser jamás nos conectará con nuestros verdaderos deseos y necesidades. Si un día, por ejemplo, no querés ir a una juntada con tus amigas no llames al deber ser, simplemente no vayas.

WORKAHOLIC

El arquetipo de la adicta al trabajo es totalmente capricorniano. Bastante tiene que ver la programación citada anteriormente en la que el fin de nuestras vidas es el trabajo y el dinero que esto nos otorga para sobrevivir dentro de las reglas del sistema. Jugarse all in a una sola área de nuestras vidas es convertirnos en máquinas funcionales a este sistema y esto nuevamente sostiene bases oxidadas. No quiere decir que es mejor que nadie trabaje, de hecho cuando tu trabajo está alineado con tu deseo y potencial es una maravilla, pero no es más que una porción y no la totalidad de nuestra vida. Hay muchos paradigmas nuevamente sociales que nos han programado durante mucho tiempo a creer que esforzarse y trabajar duro es el único modo de vivir. Estoy hablando de justificar un esfuerzo sobrehumano y un trabajo duro que desgasta, que lejos de aportarle valor real a nuestras vidas termina sirviendo a la configuración de la matrix. Las adicciones de cualquier tipo son excesos que no están buenos y esto no es indiferente. A veces se recurre al exceso de trabajo para cubrir todo el otro mundo no resuelto en la vida misma, como las relaciones sociales, la identidad y el mundo emocional. Más vale ser funcional y sentirnos productivos en el sistema que hacernos cargo de todas las áreas huérfanas de nuestras vidas.

LíMITES

Debo confesar que siempre me sentí muy limitada por el sistema. Me llevó mucho tiempo de auto conocimiento crear las nuevas bases de mi vida. Ese viaje de reestructuración interior me ha enseñado a crear verdaderos y sanos límites. Siempre esa palabra me generó asfixia y rebeldía. A un mes de cumplir mis tan esperados 30 años entiendo que los límites también son una proyección y un desafío de mi propia esencia. Al ser consciente de ellos puedo crear mi propio sistema, entendiendo que soy mi propio sistema, acorde hasta donde quiero involucrarme en la propuesta social.

Estar negociando nuestros límites solo hace que nos adaptemos a los ya impuestos. Rebelarnos a ellos es montar un berrinche y sólo lxs niñxs hacen berrinches. Crear a esa adulta responsable es conocer y darle espacio y respeto a todos mis límites. Solo haciéndolos tangibles podemos construir una realidad genuina que aporte a la consciencia social y no quedarnos en la programación robótica.

MANDATO FAMILIAR

Como todo en la vida, la energía funciona con el balance de los opuestos complementarios. El eje astrológico que nos convoca en este post es Cáncer-Capricornio, dos caras de la misma moneda. Es el eje de lo tradicional, por eso el cambio y lo innovador pueden ser incómodos. Cáncer es lo familiar, el pasado, las emociones, el lugar de pertenencia, la niñez y el hogar. Capri es la responsabilidad, el compromiso, el trabajo, la vocación, la trascendencia y el legado que queda. Suena a las estructuras que estamos acostumbradxs a sostener. Familia y trabajo es lo socialmente establecido como modelo de vida.

Lo peligroso de los mandatos familiares es perpetuar una vida que no es lo que deseamos, pero es lo que corresponde. Seguir la carrera que le gusta a nuestros padres, dejarle un legado a nuestra familia, ser el orgullo del clan en muchas ocasiones nos desvían de nuestros propios objetivos y metas a largo plazo. La conexión con nuestro mundo interno (Cáncer) para salir al exterior con todo lo que podemos ofrecerle a la sociedad (Capricornio) tiene que ser gestado como seres individuales y no como una proyección de las expectativas de nuestro árbol genealógico.

REPRESIÓN EMOCIONAL

Si Cáncer en la vibración más alta implica una cómoda conexión con nuestro mundo emocional la oposición a Capricornio marca una restricción del mismo. Con Capri está más al alcance el mundo material para demostrar cariño. Es una manifestación lógica de la energía, te quiero te doy materia. Y no hay ningún inconveniente ni juicio respecto a eso. Se convierte en algo negativo cuando el mundo emocional no existe. Conectar con el mundo interno implica un trabajo de vulnerabilidad en el que Capricornio prefiere no ahondar, justamente por eso, porque implica asumirse vulnerable. A veces cubrir esto con trabajo, con materia, con soberbia, con títulos, con prestigio, con validez social es un indicio de vacío emocional. Los memes por lo general presentan a Capricornio sin corazón, haciendo alusión a su frialdad y frigidez emocional. A nivel ilustrativo solo demuestra lo difícil que es el acceso y la aceptación de este mundo sensible. En el fondo estoy segura que todx Capri quiere un buen abrazo canceriano solo que implica la renuncia a la autosuficiencia tan característica de este arquetipo de energía.

JUICIOS

Las posibilidades de sentirnos enjuiciados permanentemente solo habla de como nos tratamos a nosotrxs mismxs. El juez y jueza interna que dictamina y da sentencia es primero un trabajo de adentro hacia fuera. Dime como te tratas a tí mismx y te diré como eres. Si alguien no elige vivir la vida que esta establecida como aceptable o se ve de otra manera o simplemente no elige una colección de títulos que avalen que puede ser persona en la sociedad no significa que no sea válida su propuesta de vida y que no merezca oportunidades. Traigo este último ejemplo porque si bien le dí múltiples chances a varias carreras universitarias y defiendo la educación, me llevó un tiempo entender que no es una institución acorde a mis deseos, a mis necesidades y a mi libertad de expresión. Si bien ya no es una temática que tomo de manera personal tras muchos años de crear mis propios límites y de quitarme el deber ser de los poros de la piel, todo el tiempo mi entorno y la sociedad en general declaran que quien no haya dedicado su vida a la educación válida para el sistema no tiene una perspectiva tan respetable. Si realmente pudiéramos orientar estos juicios para crear bases y estructuras que primero nos quiten justamente los juicios de las vísceras y comprender que cada quien vive su vida a su manera existiría un mundo más amplio e inclusivo en todas las áreas de la vida. Incluyendo lxs defensores totales de la academia, las diversidades sexuales, la innegociable caída del patriarcado, como la cantidad de vidas posibles que hay si nos quitáramos la programación del sistema y lo que debe ser. Detrás de los juicios está la diversidad de las posibles posibilidades.

Capricornio en la vibra más alta nos enseña a crear nuestra propia realidad, a proyectarnos a largo plazo, a trabajar por nuestros deseos, a ser adultxs responsables, a madurar nuestra visión de la vida indiferente sea nuestra edad, a comprometernos con ella y a dejar un legado que aporte a la consciencia social. Si logramos no perdernos en el exceso de exigencia, el respeto indiscutido a autoridades abusivas, el deber ser, la represión, la rigidez, el autoritarismo y el eterno adormecimiento en un sistema que ya tuvo fecha de caducidad, crear las nuevas bases de una sociedad actualizada y acorde al presente no debería ser tan sacrificado e imposible. Si Capri es el sistema ¿qué cambios son necesarios para gestar esta nueva sociedad?

Que caigan las estructuras que tengan que derrumbarse, estamos gestando la sociedad del futuro.

Puntuación: 5 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s