DARK PISCIS. Hijas de Neptuno.

Bienvenidas una vez más a este espacio de integración oscura. Sostengo que este camino de visibilización dark es sin dudas la ruta de la liberación. Ver los trapos sucios puede ser un gran desafío, sobre todo cuando nos hacen mal, pero el hacer consciente las vibraciones más bajas de los arquetipos del zodíaco es una herramienta muy positiva para seguir haciéndonos dueñas de nosotras mismas. En esta ocasión, el Sol recién ingresado a Piscis me impulsa a contarles dónde hay que subir la vibra para no quedarnos atrapadas en la inmensidad sin escapatoria. La energía de Piscis es la última y más compleja de todas, incluye las otras 11 y como tal, es la energía más elevada. Encarnar en la materia ya es una tarea difícil para Piscis que es la totalidad y eso diluye los límites de nuestrx cuerpx, de la consciencia, del espacio, de nuestra propia vibración. No discriminar en partes nos haría a todxs tan empáticxs y compasivxs, creo que el mundo no está preparado para una energía tan elevada, la del amor universal.

Como último signo de agua ya no representa las aguas de un lago calmo y cerrado (Cáncer) ni las de un pantano en la que la vida se regenera (Escorpio), estamos ante las aguas del inmenso mar, del océano que cubre todo nuestro planeta. Piscis es la capacidad de la inclusión total. Suena maravilloso, pero ¿cómo adaptamos esta cualidad tan hermosa a un sistema que no es apto para todxs? La integración que hemos hecho como humanidad a lo largo de la historia de este arquetipo es la de la fe católica, el exponente más Piscis que existe es Cristo. En nuestro inconsciente colectivo se alberga esta idealización de que alguien nos salvará y eso nos quita angustia existencial. Lo real, al margen de las creencias religiosas que cada quien tenga, es que nadie se salva solx, porque si pudiéramos percibir el mundo como Piscis todxs seríamos uno. Se dice que estamos en transición de la Era Piscis a la Acuario. Si bien establecer comienzos y finales es todo un desafío, podríamos decir que la Era Piscis comenzó con el nacimiento de Cristo y el advenimiento del cristianismo. No hay dudas de que esta manera de vivir bajo un adoctrinamiento severo y masivo durante 2 mil años nos han marcado muchas de las bases de una sociedad que creyó durante mucho tiempo en la misericordia, en la compasión, en la ayuda al prójimo, en el amor universal de los textos para dentro. Tomar un referente de persona no nos hace necesariamente vivir en esta altísima vibración, no basta con creer en algo, hay que sentirlo y vivirlo. Solo atravesando los bordes podemos rendirnos al amor infinito.

Si tenés el Sol, planetas personales, el ascendente, Neptuno dominante, casa 12 muy cargada, Neptuno aspectando a tus planetas personales, te invito a sumergirse en el mundo de fantasía que tal vez no sepas controlar, solo para que puedas vivir tu energía Piscis desde la consciencia y presencia.

SALVADORA SALVADA.

Uno de los arquetipos en los que suele verse inmersa la energía pisciana es el rol de salvadora. Mencioné anteriormente el ejemplo de Jesús para ser muy explícita, pero no hace falta encarnar a Yisus para caer en este rol redentor. De por sí la vibración pisciana es amable por naturaleza y el amor se vibra a todo lo que tenga vida. Si hay que salvar a un perrito en tránsito, a una anciana cruzando la calle, a un niño pidiendo comida, a tu mamá, a la vecina, a la prima de la novia de tu hermano, a un gatito en el techo, a un cactus a la deriva o a una hormiga de ser acribillada Piscis está presente. Tener esa capacidad empática es maravilloso, el problema urge cuando no se puede establecer sanos límites. Todo lo que comienza como un relato dulce y amoroso puede terminar mal. De por sí si alguien necesita ser salvado, hay una carencia implícita. Esa necesidad no es tu responsabilidad, digo, podemos ayudar a alguien que queremos a superar sus obstáculos, pero no es nuestra cruz. En una relación sexo afectiva, podemos jugar la carta de la salvadora y cargarnos con el peso de un proceso que no nos corresponde. Y no porque seamos egoístas y solo nos interese nuestra vida, simplemente por el hecho de que el otrx es otrx y los procesos para cada persona son diferentes. No podemos salvar a nadie de las adicciones, de un pasado duro, de las heridas heredadas, de la muerte de un ser querido, de ninguna enfermedad, porque no nos corresponde. Podemos compartir amor y ser canal de sanación siempre y cuando la otra persona esté disponible a trascender ese lugar donde está inmersa. Pero salvar esconde el riesgo de muerte o peligro que por más amor, empatía, compasión que tengamos puede llevarnos al fondo.

GHOSTING

La bomba de humo y Piscis, un solo corazón. Sentir absolutamente todo no es para nada fácil. No sé si es una astro excusa más, pero creo que la fantasmeada puede estar justificada con el alto nivel de percepción emocional que tiene Piscis. Tienen la fama de colgarse y no responder, de desaparecer del mundo tangible y encerrarse. La casa 12 es el área de experiencia que responde a la energía de Piscis, representa también el encierro. Siendo la casa 1 el ascendente y el momento simbólico del parto, la casa 12 es todo el período de gestación, de habitar uterino. Allí donde no habían problemas y siempre estaba calentita en simbiosis con mamá. Aislarse en crisis emocionales para volver a ese útero de fantasía, donde todo está bien, es una salida muy común para momentos de desborde. Siempre y cuando no sea patológico. Si bien Piscis es la empatía, el ghosting lleva consigo la consecuencia de dejar “varadx” a otrx. Sentir demás puede superarte pero nunca está demás ser sincera y comunicar que al menos no estas disponible en ese momento. Y si la situación se precipitó hacerlo después. Al menos para no ser un fantasma incomprendido y ahorrar la dosis de confusión.

BOB ESPONJA

Como he citado anteriormente la sensibilidad pisciana es altísima y la empatía la alta vibración que todxs deberíamos activar. Una persona Piscis siente mucho su energía y sus emociones y también las de lxs demás. Entrar a un ambiente muy pesado de mala vibra es como un vampiro energético, para cualquiera, pero es más probable que Piscis chupe toda la energía del ambiente. Ahí hay que ser muy responsable con nuestra energía, quiero decir, no seremos menos amorosas y empáticas por cuidar nuestra vibración. Estar disponible para ayudar a otra persona sin que nos atraviesen todas la emociones que la aquejan es un gran desafío y también implica del gran trabajo de aprendizaje pisciano, poner límites. Ese desborde donde no se sabe quien siente que cosa puede llevar a perdernos en una masa de energía impersonal.

En lo personal, la violencia de género es algo que me excede. Es muy real la frase “si tocan a una nos tocan a todas”, la siento en todas mis vísceras, me hace mucho daño cada caso nuevo y la impunidad con la que es tratado. Lloro en las manifestaciones, me enojo y se me revuelve el alma con cada noticia, sinceramente me lleva a un estado de desesperanza desgarrador y al mismo tiempo me alimenta el fuego de lucha y de cambio radical. A lo que voy con esto, es que sinceramente hay días en los que no puedo consumir información o facilitarla porque necesito ser respetuosa con mi energía y es cuando no accedo a mis redes o no estoy de manera presencial en marchas con el caudal de energía que se mueve. Y no quiere decir que no sea empática o que sea menos feminista. Estar presente y consciente en nuestro mundo emocional implica una gran responsabilidad. Darle espacio primero a nuestra sinceridad emocional nos hará canales más asertivos para los demás y no esponjas absorventes de la baja vibración.

IRREALIDAD PINK

El mundo de fantasía donde los unicornios galopan en arco iris infinitos es posible en la vibración de Piscis. No por nada todo el mundo del arte y la sensibilidad creativa se manifiestan piscianamente. Muy bonito, el problema está cuando toda nuestra realidad está filtrada por lentes de color rosa. Tienen la fama de ser enamoradizxs y el riesgo de ver amor donde hay veneno, pues el amor todo lo puede y a veces no mi ciela. Los lentes color rosa crean un mundo irreal que emerge de nuestros sueños e ideales. No por nada el opuesto complementario de Piscis es Virgo, que viene desde la tierra y el orden a decirte “Los sueños no se cumplen, se trabajan”. Darle materia, tierra, fertilidad, organización y servicio a esa esencia soñadora es el complemento perfecto. Piscis sin el balance de Virgo no podría encarnar en la tierra, viviría en un mundo de fantasía sintiendo extrasensorialmente una vida despersonalizada. Ojo con polarizarse en la versión rígida, dura y excesivamente racional, algunas personas que no se sienten para nada identificadas con la energía de Piscis se van para el otro extremo. En verdad, Virgo le pone los pies en la tierra a Piscis para que nada sea imposible desde su óptica onírica.

EXCESOS

Permanecer en la realidad puede ser una dura misión. Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, sentirlo todo puede ser demasiado y escapar de la realidad, la mejor decisión. Las drogas, el alcohol y todo lo que nos saque de la consciencia y presencia es el camino perfecto para irnos a un mundo donde todo es posible. Una vez más estamos frente a la dificultad de los límites. Desear fundirnos en el todo, la muerte del ego, diluirnos en el espacio y tiempo puede encaminarnos a perder por completo el control y entrar en el inframundo de las adicciones. Querer cubrir con estas sustancias nuestra extrema sensibilidad solo nos hará perdernos aún más en ella. Sentir siempre será el camino de trascendencia, la anestesia solo perpetúa el vacío. ¿Por qué consumir viajes que nos llevan al vacío que estamos creando como realidad?

Dice Lodi: “Antes que en los definidos contornos de la realidad concreta, Piscis se sentirá cómodo en el mundo de los sueños, las imágenes y las percepciones subjetivas y emocionales. Está en contacto directo con el inconsciente y el alma, antes que con la claridad de las definiciones racionales. Las formas adecuadas para dar contención a su sensibilidad serán simbólicas, metafóricas y artísticas, antes que explícitas, literales o científicas. La resonancia con lo sagrado, el misterio de lo onírico y la expresión artística serán ámbitos apropiados para organizarse respetando el talento de la naturaleza pisciana.”

La energía de Piscis es la más elevada, es la última, la que integra todas las demás. Nos invita a sentir que formamos parte de la misma humanidad. A amarnos sin límites, a percibir más allá de lo que vemos, a la sublimación de la energía. Que amarnos en la totalidad sea la poesía diaria de cada día.

4 comentarios en “DARK PISCIS. Hijas de Neptuno.

  1. Soy de piscis y me sentí muy identificada con este lado dark, que muchas veces se acentúa y se vuelve en contra. Pero creo que hay que vivirlo sanamente, con sus justos límites, para apreciar el lado poderoso de piscis y la gran capacidad de amar que posee. Potenciar ese lado es difícil en un mundo cruel e injusto, y eso angustia. Pero no hay que dejar de ser humanos 💕 Gracias por este segmento !!!

    Me gusta

Responder a lunaencasaocho Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s