SEXIFY

Adjunto una recomendación más para invertir tu tiempo en contenido de calidad, que aporte a la construcción del feminismo y la soberanía de la mujer. Sexify es una serie polaca de Netflix que tiene como temática principal el orgasmo femenino. Un tema bastante tabú, con gran desinformación y muchísima carga patriarcal.

Reflexiones sobre sexualidad

Sexo vs maternidad

Hemos sido educadas por dogmas que apañan la eyaculación y el placer masculino, muy conveniente para mantenernos domesticadas y dominadas. Que recién ahora se estén creando producciones que aportan un legado de imágenes, diálogos, cuestionamientos e intereses sobre la sexualidad femenina es una muestra de que las mujeres nos estamos comenzando a dar el espacio de visibilidad que merecemos. Durante mucho tiempo la sexualidad de la mujer estuvo en función de las necesidades y deseos de los hombres. Además de llevar implícita la idea de que sexo es igual a procreación. Muchas veces he escuchado a mujeres con un miedo inexplicable a tener sexo por esto, en el fondo nuestro inconsciente colectivo asocia al sexo con la maternidad. Sexo es maternidad. Celebrar cuando nos viene la menstruación no quedar embarazadas sigue dándole al sexo y a la menstruación un lugar maternal. El que históricamente nos adjudicaron desde que nacemos con vulva. La sexualidad y la maternidad deberían mantenerse como dos entes aislados, si lo que deseamos es tener sexo con la única finalidad de sentir placer. Sino caemos en cederle al sistema la libertad sobre nuestros cuerpos. Esas ideas no se insertaron por casualidad en nuestros úteros.

Si al tener relaciones sexuales con una persona del sexo opuesto está latente la idea constante de embarazo no deseado, ¿cuánto lugar real hay para el placer? Llevar la teoría a la práctica es un trabajo duro y muy consciente. Quitarse el patriarcado de adentro es, por ejemplo, quitarse el pensamiento de “si tengo sexo me quedo embarazada”. Por supuesto, teniendo noción de nuestro ciclo, de los cuidados necesarios contra las enfermedades y métodos anticonceptivos. Comienzo con esto, porque es un miedo castrador muy recurrente y al preguntarme sobre el enigma de la sexualidad femenina fue lo primero que me pareció importante erradicar y dejar de naturalizar. Hay una conquista tan grande y tan tercerizada sobre nuestros cuerpos que llegar a sentir placer es un proceso de desintoxicación que amerita eliminar toda esta sumisión.

Nuestro placer

En la serie, hay varias preguntas que a lo largo del entramado se van desarrollando. Una de las incógnitas que plantean las protagonistas es si sabemos que es lo que nos da placer. Muchas veces damos por sentado que lo que nos da placer es la otra persona. Compartirse y que encima haya una explosión química de deseo, conexión y/o amor es algo maravilloso, nadie lo niega. Pero darle al otro la responsabilidad de tu placer siempre será seguir jugando con el sistema y no con la soberanía de tu cuerpo. Esto implica conocerse, respetarse y tolerar los tiempos de cada una. Y la investigación de campo siempre es un camino de ida. Tratarnos como nos gustaría que nos traten es innegociable para la relación que tenemos con nosotras mismas. Si cuando nos vemos al espejo nos desaprobamos constantemente, si lo que hacemos al internar masturbarnos es ir directamente a los genitales, si no nos damos a nosotras primero toda la aceptación, el amor, el erotismo y el bendito placer, es mucho más dificil compartirlo con otro. Y los hombres seguirán actuando con los privilegios que siempre han tenido, orgasmo asegurado, pornografía como educación misógina, autonomía de sus cuerpos, sus tiempos y sus ganas.

Contenido feminista para mover viejas bases.

Cuando vemos series y películas, leemos notas, libros y post o consumimos contenido de calidad para la mujer de hoy podemos hacer tangibles estás temáticas, identificarnos y caer en cuenta de la realidad que dimos por sentada. Un gran paso es comenzar a cuestionarse, de la pregunta nace un tremendo movimiento. Hay muchos post en este humilde blog que abordan el tema de la sexualidad, del autoplacer, de la creación de la sexualidad feminista y de la autonomía de nuestro cuerpo. Es un tema que me parece indispensable para seguir derribando al patriarcado. En nuestras camas hay un sin fin de verdades, solo hay que animarse a contarlas en primera persona. Y no olvidarse nunca que el placer es nuestro derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s