DARK CÁNCER. Hijas de la Luna.

Volvemos a descender al averno una vez más, en esta ocasión para darle luz e integración a los lados no tan evolutivos de la energía amorosa de Cáncer. Recordemos que pudiendo hacer visible y tangible el dark side de cada arquetipo zodiacal, se nos facilita el reconocimiento de las sombras ocultas. Abrazarlas y hacerlas parte de nuestra integridad nos permite crecer y fomentar el autoamor desde un lado más amable y compasivo. Ya hemos pasado mucho tiempo de autoflagelo, es hora de darnos amor. Y si de eso se trata Cáncer en alta vibración sin dudas sabrá cómo hacerlo. Pero ¿qué se esconde detrás de la sopita calentita y el abrazo conciliador del cangrejo?

Si tenés Sol, Luna, Venus, Marte, Mercurio, Luna dominante, muchos planetas en casa 4 o en Cáncer, la Luna aspectando a planetas personales o el bendito Ascendente en Cáncer, como quien escribe, no dejes de leer que al inframundo descendemos juntas.

SOBREPROTECCIÓN

La energía de Cáncer nos regala la habilidad de cuidar y ser cuidadas. Después de un período de discernimiento teórico astral, me doy el permiso de reformular este arquetipo de energía fuera del sistema patriarcal. Si bien tiene que ver con la maternidad y la acción de cuidar, considero primordial que todxs aprendamos a auto maternarnos y auto cuidarnos. Así evitaríamos proyectar en nuestros vínculos a Mamá o convertirnos en una. Desde esa reformulación, el autocuidado se me hace innegociable. Aclaro porque siempre las tareas de cuidado han estado relegadas a las mujeres, condenadas a ser sinónimos. Sin embargo, cualquier persona consciente y presente debería hacerse cargo de integrar está energía con madurez en la adultez.

Pero qué pasa cuando esta energía está desbordada y tanto nos cuidamos que se convierte en una auto limitación o auto boicot, o tanto cuidamos de los demás que terminamos sofocando con nuestra protección. El punto justo siempre será fluir en libertad sin temor ni falta de interés.

TRADICIONALÍSIMA

Vengo a hacerle justicia a mi carta natal. Soy ascendente Cáncer en oposición a mi Sol en Acuario. Siempre tuve una disputa interna importante entre lo disruptivo y la energía de mi Sol y la tradicional energía de mi ascendente. Las lecturas que recibí de mi carta natal siempre me dejaron insatisfecha. Con el tiempo descubrí que la astrología es tan tradicional como la mente humana. Pues quienes leen e interpretan son personas encarnadas con ideas determinadas. Seguir proponiendo que Cáncer es la mujer Susanita, que anhela con todo su ser la maternidad y hacerse cargo del hogar, es seguir perpetuando un paradigma que nos ha adoctrinado de por vida. Eso no quiere decir que una persona Cáncer no deba comportarse de ese modo, a lo que voy con esto, es que esa es una posibilidad y si siempre lo quisiste así, ved por ello. Pero sostener solo esa cara visible de Cáncer es como seguir afirmando que mujer, hogar y maternidad no pueden entenderse como entes separados dentro de la consciencia colectiva. Hoy vivo mi ascendente generando contenido para mujeres en proceso de empoderamiento. Intento gestar un akelarre de mujeres que sean seguras de sí mismas y eso también es energía cáncer. Mujeres conectando consigo mismas, pariéndose, habitándose a ellas mismas para dar amor a la tribu. Eso también es Cáncer. Que cada quien se ponga el poncho tradicional vintage que le quepa, pero no me vengan a condenar a una de las energía más bruja que hay con el mismísimo tabú patriarcal.

PERTENENCIA

Otra vez sirvo de ejemplo concreto. Es muy lindo sentirse bien compartiendo con seres queridos que nos hagan sentir en casa, cómodas y calentitas. El problema con el que lidié durante mucho tiempo fue dejar de ser yo misma en grupos de amigas o familia, las tribu que elegía, por miedo a dejar de pertenecer. Ese sentido de pertenencia muchas veces me limitó en esencia y consciencia. Y ante la posibilidad de perder esa cueva asegurada me quedaba en el molde. Cuando comencé mi camino de despertar de consciencia y mi maravillosa muerte psicológica esto se torno innegociable. ¿Por qué querría pertenecer a un grupo donde no hay tolerancia y respeto por la diversidad? Al día de hoy esto sigue siendo un desafío. Pero siempre pongo como prioridad mi bienestar, porque desde ese lugar puedo darle amor a los demás. Y no viceversa.

APEGO EMOCIONAL

El apego emocional siempre nos advierte carencia. Esto quiere decir que siempre está moviéndose desde el miedo a perder a una persona, bienes materiales, vínculos, trabajo, etc, y no desde la libertad interior. ¿Cuántas veces nos quedamos en el mismo lugar por miedo a lo desconocido? Cáncer rige todo lo que nos da seguridad y esto por lo general está asociado al mundo conocido. Salir de la zona de confort puede ser un gran desafío de incertidumbre y madurez para alguna nativa con mucha energía canceriana. Habitarnos con desapego es un acto de auto cuidado también.

INFANTIL

Cáncer es la niñez, el pasado, los recuerdos, mamá y ese apego con ella. Volver al origen, a las raíces, siempre es un camino de sanación para construir en la adultez una responsabilidad afectiva acorde a la actualización de nuestros años. Las heridas de la infancia son las primeras que se reprimen y son las que nos acompañan de por vida sino las abrazamos en algún momento. La personalidad aniñada o comportamientos infantiles en la adultez no son un camino de evolución. Para ello me remito nuevamente a la importancia de aprender a auto maternarnos y auto cuidarnos. Los mecanismos de defensa de nuestra luna natal, indiferente del signo, será lo primero que aparece cuando nos sentimos amenazadas, en peligro, vulnerables o inseguras. Para trascenderlos es necesario hacer contacto con nuestra niña interna y darle lo que necesita.

SENSIBILIDAD AL PALO

Cáncer tiene fama de llorona. Y bueno, hay que quitarle a la vulnerabilidad y la emoción tanta carga de represión. Tampoco llorar por berrinches, véase título anterior, pero ser sensibles también es una posibilidad mundo cruel.

Que la energía de Cáncer nos enseñe que nuestra seguridad nos habita siempre, que el amor es el puente que nos hará sentir en tribu, que nuestro linaje es sanación y unión, que podemos gestar la vida que deseamos y bebés también, que cuidarnos es alta vibración, que nuestro mundo emocional es parte de nuestra salud integral y que podemos parirnos cuántas veces necesitemos. Que nuestros senos y nuestra útera sean la magia que nos convierte en creadoras, receptoras y dadoras hoy y siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s