DARK LEO. Hijas del Sol.

Bienvenidas una vez más a este mood dark. No esta demás recordar que la noble intención de estos 12 posteos del inframundo es integrar las sombras de cada arquetipo zodiacal y acercarnos a nuestra versión más libre y auténtica. Dicen por ahí que lo que niegas te somete y al tener una historia de sometimiento y sumisión de la mano del infierno patriarcal esto ya no es una opción. Integrarnos nos hará mujeres soberanas de nosotras mismas y nuestra mejor versión.

Hoy le toca pasar por la oscuridad al signo de la luz. El planeta regente del signo Leo es el Sol y eso ya nos va anticipando data de este centro luminoso. Pues, todos los planetas giran alrededor de él y es ese centro de energía lo que mantiene a todo el sistema solar. De hecho, el sistema lleva su nombre.

Leo en el desarrollo de la personalidad implica el proceso de individuación. El signo anterior es Cáncer donde se cierra la energía generando un clímax de pertenencia en tribu, donde somos en «familia». La energía de Leo sale al exterior, sale de la cucha de Cáncer y grita a los 4 vientos «yo soy yo». Porque existe ese proceso de discernimiento que es super importante para no ser devoradxs por el clan o la masa social.

La energía de la carta natal con la que primero nos identificamos cuando alguien nos pregunta ¿De qué signo sos? es la del Sol. Indiferente de cual sea el signo en cuestión, esa energía solar trae esta data leonina, de esencia, consciencia e identidad. La respuesta es «Soy» Acuario, por ejemplo, no es «Tengo» la Luna en Aries… Y este verbo Ser es parte de este proceso de individuación, de auto reconocimiento y de una esencia que emerge si la dejamos, justamente, ser.

Si bien esta energía tiene mala fama, ya me detendré en este dark side, una persona conectada con su solaridad, con sus talentos, con su expresión al exterior, sin miedo a ser unx mismx, es un triunfo fuera del sistema que nos recorta la individuación desde que vamos al colegio con el mismo uniforme y acatamos reglas que nos impiden expresar al exterior quienes deseamos ser.

Si naciste con el Sol en Leo, con algún planeta personal -Venus, Marte, Mercurio, Luna- en Leo, con planetas en casa 5, con planetas en unión a tu Sol natal o el ascendente en Leo no dejes de leer que al inframundo descendemos juntas.

EGO

Leo es el arquetipo de la reina, diva, divina, diosa, algo que me parece fantástico que todas las mujeres comencemos a creernos al margen de la forma que tengamos. Para que se den una idea Jlo, Madonna, Moria Casán son de Leo. Confieso que tengo a Júpiter en Leo muy cerca del Ascendente y aspectando a casi toda mi carta natal. Siempre tuve una diva interna muy reprimida. Siempre creí que si la dejaba ser me iban a mirar mal o que era demasiado para lo socialmente establecido o que sería una creída. Cuando comencé a vivirla sin tapujos me conecté con una parte de mí que me daba verguenza y al integrarla comencé a fortalecer mi esencia. Creo que hay algo en este arquetipo de diva que tiene que ver con una expresión al exterior llena de energía, muy expresiva y, en mi caso, por momentos exagerada, pues Júpiter, que me divierte y me permite expresar y compartir mi autoestima.

En mis momentos mas oscuros de automaltrato esa diva no existía, seguía en el closet, creía que no era para mí. Mi apego a esa personalidad, a esa identidad, a ese ego, de quien creía que era me decía que a mi nadie me iba a querer por quien soy y que podía pasar más desapercibida para evitar la exposición del rechazo. Cuando comencé a fortalecer mi autoamor esa diva fue mi aliada, y con esto quiero erradicar solo la veta negativa del divismo y el egocentrismo con el afán de conectarnos con esa mujer que no teme a expresarse y ser quien es, a que la vean sin miedo al rechazo.

Sin llevar nada al extremo, claro. Si este divismo solo se enfoca en figurar, cosechar aplausos desde la inseguridad y la necesidad de la mirada ajena, en creerse superior a lxs demás, es una clara expresión desde la carencia y ese alimento de diva una máscara superficial.

VANIDAD

El mito de Narciso es un exponente leonino en su baja vibración. En una sociedad que se rige por como nos vemos y que crea paradigmas de belleza constantes que nos destruyen y nos hacen esclavas de un sistema retrógrado, la vanidad es un punto en cuestión muy relacionado con el ítem anterior. Recordemos que los extremos no son recomendables, una persona muy vanidosa suena a que no puede mirar más lejos de su ombligo lleno de glitter.

Dice google que en la Biblia la vanidad es la idolatría exacerbada del individuo por sí mismo. En mi cuenta personal de ig @chaarsosa abrí un debate respecto a que se esconde detrás de la vanidad y no aparecieron significantes ni significados tan negativos. Una palabra común fue inseguridad. Y aquí tenemos estos dos polos opuestos y estos extremos que no nos conectan con nuestra luz y brillo, más bien con otra máscara de apariencia que podemos entregarle al fuego.

DRAMATISMO

Drama queens no todo es tan grave, ni un escándalo hollywoodense. A favor de estas leonas de glitter, diré que la generosidad y la apertura del corazón son cualidades que llevan melena. Por lo que también un conflicto que altere su percepción de la vida, puede ser exagerado y tremendo. Jugar la carta del drama puede ser un arma de doble filo, vincularse desde este lugar es desgastante. Pero quien le quita lo apasionado a este signo del cuore.

CENTRO

Ser el centro de atención, para un sol en Leo, se da manera natural (igual hay que chequear toda la carta natal) y puede desarrollarse también como un talento. Es parte de la energía de Leo irradiar luz. Si solo caemos en nuestro ego y vanidad, ese centro es tóxico. Si ser el centro se convierte en demanda y se alimenta desde un lugar de carencia, alerta danger. Para una luna en Leo que afectiviza la adoración y extrema valoración puede ser un desafío salir al exterior buscando ese tipo de reciprocidad. Ser el centro puede conectarnos con capacidades de liderazgo y con la expresión de nuestra creatividad y talentos, pero no ser influencers con millones de seguidores no nos convierte en mediocres invisibles.

El opuesto complemetario de Leo es Acuario. Leo nos invita a desarrollar nuestra individualidad y una vez forjada esa esencia que trasciende el ego, se entrega a la humanidad, se comparte con la comunidad. Acuario es la energía opuesta que le invita a salir de su centro, no para perdernos a nosotras mismas, más bien para compartirnos en grande. Porque ese talento, esa expresión, eso que nos hace únicas es del universo entero. Y allí no hay carencia que opaque tanto brillo.

Que tu esencia y consciencia se manifiesten en conexión con todo ese fuego que emerge desde el corazón. Que ser una misma sea la nueva normalidad y que todo ese brillo de conectar con tu autenticidad te acerque a esa mujer que estas creando sin falsa modestia. Que toda la expresión de quien sos sea el resultado de toda tu autoestima y tu autoamor. Desde allí al universo entero.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s