Bendito autoplacer.

La señora culpa y la señora vergüenza, también con cuerpas de mujer, encerraban en la consciencia todo deseo de libertad y placer. Fuera del tabú, te doblo la apuesta ¿masturbación inmediata o auto toque amoroso para gozarte la existencia?